jueves, 12 de agosto de 2010






José Cansado Lamata



El abuelo José, nació en Ateca el 24 de Agosto de 1893, hijo de Blas Cansado (Ateca) y de Ildefonsa Lamata (Torrijo de la Cañada),   contaba en el momento de su desaparición y asesinato con 43 años de edad.





 

Vecino de Ateca, calle San Miguel en el barrio de la Tajada, profesión jornalero-agricultor.

Secretario de la junta directiva "Labor y Libertad" desde 1932 hasta su muerte, secretario general de la UGT de Ateca, corresponsal del semanario Vida Nueva órgano propagandístico de UGT, (cuyos artículos se van  desglosando en este blog).

En el momento de su detención era concejal del Ayuntamiento de Ateca, nombrado el 9 de abril de 1936 por el Gobernador Civil de entonces Sr. D. Ángel Vera Coronel junto a Ramón Inoges Yagüe y en sustitución de Rafael Bosch Fraile y Justo Campos.

Desapareció en Ateca, el 22 de setiembre de 1936.

El pueblo amaneció cercado y ocupado  por numerosas tropas y grupos paramilitares de Falange y Acción Ciudadana. Durante la mañana se  requirió su presencia y la de varios vecinos más para prestar declaración en el ayuntamiento.  Al finalizar la jornada laboral, contacto con el alcalde Rafael Saldaña para preguntarle a que se debía el requerimiento, a lo que éste respondió: "Estoy entre la espada y la pared; haz lo que quieras".  José Cansado, como varios de sus compañeros reclamados, terminó por presentarse en el ayuntamiento, donde la fuerza militar le conmino a retornar a casa, cenar y volver de nuevo con una manta para pasar la noche antes de ser trasladados a Calatayud para prestar declaración.  La convicción de no haber hecho nada anormal o ilegal y las palabras tranquilizadoras de los militares hizo que todos los supuestos inculpados cumplieran la orden dada, pasando la noche juntos en la secretaría del ayuntamiento. A la mañana siguiente ante numerosas escenas de dolor, se embarco a los detenidos en camiones militares con destino a Calatayud.

Lo detenidos que subieron al camión fueron:

Ernesto y Tomás Alvaro Pérez (hermanos del teniente de alcalde ya fusilado días antes y sin afiliación política conocida), Agustín Ayerbe Bartolomé (Alcalde socialista y vocal de UGT), José Cansado Lamata (concejal socialista y secretario de UGT), Antonio Cristóbal Escolta (presidente de la agrupación socialista), Ricardo Cristóbal Romanos (alguacil), José Cristóbal Soriano (sin afiliación conocida), José Pardos Sánchez (mecánico sin afiliación conocida), Romualdo Sánchez Elipe (vocal de UGT) y Clemente Ibáñez Semper.  Mientras subían a los camiones se increpo a Antonio Cansado Lamata (hermano de José y sin afiliación conocida), obligándole a acompañar a los detenidos y corriendo la misma suerte.  Aunque solamente se contabilizan once personas, el grupo de Ateca que fue conducido al mercado de abastos de Calatayud pasaría a conocerse como "los doce de Ateca" por lo que es posible que falte algún detenido atecano sin  identificar, aunque probablemente sea Enrique Romeo Ibáñez  y que se cree fue capturado en Aniñon.

A lo largo de un mes estuvieron detenidos en Calatayud y durante este tiempo las familias iban y venían  como podían para llevar enseres personales, ropa, comida, etc., y mientras tanto imploraban justicia a quienes podían hasta que ya por fin, concretamente a uno de los hijos de José Cansado, uno de los guardias  al llevarle como otras veces algún tipo de paquete le dijo:  "llévatelo a tu casa que tu padre ya no lo necesita" (Testimonio de Pascual Cansado Pérez, 87 años, hijo de Jose Cansado Lamata)

Cabe suponer que el 30 de octubre de 1936 salieron fuertemente custodiados con destino desconocido y en dirección a Zaragoza con la excusa de prestar declaración, y que a unos 30 kilómetros su camión fuera desviado de la vía principal entrando en un camino de tierra y obligados a cavar su propia tumba como era costumbre entonces.
 
 
 
 
Descrita por Francisco Cansado Blesa