jueves, 1 de agosto de 2013





MANUEL ADAME ADAME



Fuente Palmera (Córdoba) 1890 – Dos Hermanas (Sevilla) 1977.

Procede de una familia campesina de una aldea de colonización. De joven desempeñó el oficio de zapatero hasta que ingresó en la Guardia Civil para ejercer como agente durante 17 años en diversos puntos de la península. En 1930 abandonó la institución y se instaló en Adamuz (Córdoba) para trabajar de guardia forestal hasta que consigue hacerse con unas tierras de reparto tras la victoria del Frente Popular en las elecciones de 1936.

A los pocos días del golpe militar de julio de 1936, se alistó junto con sus dos hijos mayores en una milicia republicana, y combate en diversos frentes de Córdoba y La Mancha.


El final de la Guerra le sorprendió en Ciudad Real donde residía con su familia una vez que, por motivos de edad, había abandonado el ejército. Consigue huir hasta Alicante con la intención de embarcarse hasta Rusia. Allí fue detenido y conducido, primero, a la plaza de toros de la ciudad y, después, a los campos de concentración del Castillo de Santa Bárbara, el Fuerte de San Fernando y Elche en la misma provincia. En la prisión provincial de Córdoba, donde participó en su construcción, fue condenado a muerte, posteriormente conmutada por 30 años de reclusión.


En 1942 es destinado, para redimir pena por el trabajo, a la VI Agrupación del Servicio de Colonias Penitenciarias Militarizadas que en la provincia de Sevilla construía el Canal del Bajo Guadalquivir o Canal de los Presos. En esta faraónica obra hidráulica que posibilitará la puesta en regadío de 80.000 hectáreas de tierras de secano y marisma, participan miles de presos republicanos en régimen de trabajos forzosos.

Manuel Adame pasa por los campos de trabajo de La Corchuela en Los Palacios y Los Merinales en Dos Hermanas para trabajar, primero como peón en las obras del Canal y, después, como cocinero, hasta que obtuvo la libertad en 1949. Al igual que ocurriera con muchas otras familias de los presos, parte de su extensa familia, mujer e hijos pequeños, se instala en las inmediaciones del campo de Los Merinales, en chozos primero y casas precarias de autoconstrucción después, haciendo del entorno una verdadera “barriada de presos”. De este modo se desarrolla la localidad de Dos Hermanas y barridas obreras de Sevilla como Bellavista, Torreblanca o Valdezorras. Manuel Adame se instaló finalmente con su familia en Dos Hermanas donde falleció en noviembre de 1977, meses después de ver legalizado al PCE, partido al que perteneció y militó durante los años de clandestinidad.

 

 

 

Autor/a:  Ángel del Río Sánchez